Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Trabajo en equipo – El equipo “funcional”.

En el equipo funcional los miembros ocupan posiciones fijas, que rara vez abandonan para ayudar a los demás. La interacción es muy escasa, lo que implica que apenas exista contacto entre las personas.

Las tareas y actividades suelen ser muy especializadas y normalmente se realizan en forma secuencial, o “en serie”. Este tipo de equipo es ideal para tareas repetitivas y para trabajos en los cuales se conozcan bien las reglas. La moderna producción en masa se organizó sobre la base de este concepto.

Entre sus principales ventajas cabe destacar la posibilidad de evaluar individualmente el aporte de cada persona. El desarrollo de los individuos es mucho más personalizado y eficaz, porque está basado en las fortalezas, carencias, posibilidades y necesidades de cada uno.

Al existir poco contacto entre las personas disminuyen las fricciones y problemas de relaciones humanas, siempre difíciles de manejar en cualquier equipo.

Dado que este tipo de equipo se basa en la división del trabajo, cada puesto puede ocuparse con una persona de gran rendimiento individual, sin importar demasiado lo difícil que sea su carácter. El requisito básico es que todos conozcan y comprendan la secuencia de las operaciones

El mayor inconveniente del equipo funcional es su inflexibilidad, tanto en los procesos como en la actitud de las personas.

El ejemplo obvio de este tipo de equipo es una línea de montaje basada en los principios clásicos de la producción en masa o un equipo de béisbol.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *