Pulsa "Enter" para saltar al contenido

¿Qué impacto puede tener el coronavirus en la economía argentina?

Según los espertos el impacto de la epidemia de coronavirus se hará sentir en la economía argentina y si bien aún es prematuro establecer la intensidad del daño, los alcances podrán extenderse mucho más allá de las exportaciones a China y del precio de las materias primas, para incidir en el flujo de inversiones, el valor de las empresas y el comercio con otros países.

El crecimiento de China ha convertido al gigante asiático en apenas dos décadas en un protagonista de primer nivel internacional, al punto que todo lo que suceda en su economía tiene un inevitable correlato universal.

Esa evolución es la que transforma al coronavirus en una epidemia con efectos económicos y comerciales mucho más profundos que los del SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Grave, según sus siglas en inglés) que afectó a China en 2003. Porque más allá de las cuestiones sanitarias, es la importancia que cobró la ahora segunda economía del mundo en términos de PBI al cambio oficial, y primero valuado por poder de compra de paridad cambiara.

En este contexto, el director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior del Siglo XXI, Miguel Ponce, recordó que con la epidemia de hace 17 años “se dijo que el impacto en la economía global había sido de USD 40.000 millones. China perdió 1 punto de su PBI y el mundo alrededor de 1,3, pero ahora la caída puede ser superior porque el mundo está más integrado que entonces”.

Como ejemplos de la diferencia entre aquella época y la actual, Miguel Ponce precisa que en 2003 la economía china representaba el 4% del PBI mundial y hoy nada menos que el 16%, además de ser responsable de un tercio del crecimiento global. Asimismo, el crecimiento de su clase media, estimada en unas 300 millones de personas, significó que su participación en el consumo de artículos suntuarios pasara del 10% a más del 30% del total en el mismo lapso.

Y en el caso de la Argentina el impulso a la producción de soja y derivados de los últimos quince años no está exento a ese fenómeno. China representaba el 3,78% de todo el intercambio comercial argentino del 2000 y esa proporción ascendió al 14,29% en 2019, transformándose en el segundo mercado para el país después de Brasil y desplazando a Estados Unidos y la Unión Europea. En ese lapso, en el que las exportaciones totales argentinas aumentaron 147% y las importaciones 94%, en el caso de China los incrementos fueron de 787% y 701%, respectivamente.

Es por eso que ante este panorama, todo parece indicar que el coronavirus, si bien aún no ha llegado ni a la Argentina,, ni a ningún país de la región, ya ha comenzado a provocar los primeros dolores de cabeza para el gobierno nacional.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *