Pulsa "Enter" para saltar al contenido

¿Por qué los países liderados por mujeres respondieron mejor a la crisis del Covid-19?

La crisis abierta por la pandemia del coronavirus en todo el mundo ha puesto a prueba a los líderes políticos y ha mostrado una realidad novedosa: desde Islandia hasta Taiwán y desde Alemania hasta Nueva Zelanda, son las mujeres quienes se están destacando en el manejo de la nueva contingencia.

Alguien podría objetar que se trata de países pequeños, islas u otras excepciones. Pero Alemania es grande y líder y, si la comparamos con el Reino Unido -gobernado por Boris Johnson- ésta última es una isla con resultados muy diferentes.

Entre las primeras respuestas ante la crisis estuvo la presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen. En enero, a la primera señal de que se asistía a la irrupción de una nueva enfermedad, implementó 124 medidas para bloquear la propagación, sin tener que recurrir a las restricciones totales que se han vuelto comunes en otros lugares. En la actualidad, Taiwán está enviando 10 millones de máscaras faciales a los Estados Unidos y Europa.

Jacinda Ardern, la primera ministra de Nueva Zelanda, tomó la decisión de imponer el cierre de forma prematura, y estableció el autoaislamiento a las personas que ingresaban a Nueva Zelanda, cuando solo había 6 casos en todo el país, y prohibió la entrada de extranjeros por completo poco después.

Islandia, bajo el liderazgo de la primera ministra Katrín Jakobsdóttir, está poniendo a disposición de sus ciudadanos pruebas gratuitas de coronavirus y, en consecuencia, se convertirá en un caso de estudio clave para determinar las verdaderas tasas de propagación y mortalidad de COVID-19. La mayoría de los países tienen pruebas limitadas para personas con síntomas activos, pero eso no le ocurre al país nórdico, ya que posee un número bastante bajo de población en relación a los grandes países.

Sanna Marin, primera ministra de Finlandia, que a su vez es la jefa de Estado más joven del mundo, implementó el uso de influencers de las redes sociales como agentes clave a la hora de combatir la crisis del coronavirus. Quienes se han convertido en voceros a la hora de difundir información científica sobre el manejo de la pandemia.

Por su parte, la primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, también decidió cerrar las fronteras de su país, los jardines de infancia, las escuelas y las universidades de forma temprana, y prohibió las reuniones de más de 10 personas.Logrando controlar los brotes del Covid-19 dentro del país.

Ante este panorama alentador en países liderados por mujeres en comparación con el resto del mundo, sería posible que la gran diferencia radique en la importancia que ellas le han dado a la situación, en relación a sus colegas masculinos del resto del mundo.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *