Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Las Pymes se suben a la ola digital para subsistir

Empujados por la pandemia y los avances en materia de digitalización de todo el mundo financiero, dos instrumentos de financiamiento, especialmente enfocados en las pyme, ganan terreno: el cheque electrónico (e-cheq) y la factura de crédito electrónica mipyme (FCEM) concentraron $750.000 millones en marzo, último mes con datos oficiales. Entre ambos, ya mueven un monto que representa el 20% del total de los préstamos bancarios al sector privado y las proyecciones son de crecimiento constante.

Los bancos aseguran que el e-cheq fue su producto estrella para enfrentar las restricciones de un año con poca actividad en sucursales, mucha operación virtual y pyme necesitadas de financiamiento para paliar la caída en la facturación. ¿Sus ventajas? Está disponible para operar las 24 horas, puede recibir hasta 100 endosos, su operatoria en homebanking lo hace más cómodo y seguro y, en especial, reduce al máximo la cantidad de rechazos. La factura electrónica, por su parte, tiene las ventajas de practicidad de cualquier documento digital a lo que se añadió la posibilidad de endosarla o descontarla en el mercado de capitales.

Esto permite que una pyme puede endosar un e-cheq y enviarlo desde la web de su banco sin limitaciones geográficas. El analista ejemplificó que una vinería de Tierra del Fuego le puede pagar instantáneamente a una bodega en Salta, tal vez obteniendo crédito de parte de su proveedor. Adicionalmente, la bodega puede mejorar las opciones de descuento de cheques en la plaza local y obtener las mismas tasas que una empresa porteña, o bien acceder sin trabas al mercado de valores.

El e-cheq tuvo un rol importante ante las restricciones de la pandemia como medio de pago, pero aún más vital como vía de financiamiento. En la Comisión Nacional de Valores (CNV) anticipan que en mayo se registraron $24.800 millones en cheques de pago diferido (CPD) negociados, un 46% del monto total de lo financiado en el mercado de capitales, con un crecimiento interanual del 70% y mensual del 10%. De ese monto, un 74% correspondió a cheques electrónicos. Desde su entrada en vigencia, la negociación en formato digital de este instrumento abarcó el 55% del volumen total. Coelsa, la empresa que se encarga de su compensación, asegura que ya se emiten cerca de 1 millón de e-cheq por mes.

El firme desarrollo del e-cheq sirvió de base para poner en marcha un mecanismo similar para masificar la factura electrónica. De ese modo, el 1° de abril entró en funcionamiento el Sistema de Circulación Abierta para FCEM, una plataforma cuyo objetivo principal era que las facturas, una vez aceptadas, pudieran cambiar de mano y ser cobradas con la misma facilidad que un e-cheq.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *