Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Un poco de historia: jugo Baggio, estafas, hackers y millones de dólares desaparecidos

La empres que fue fundada en Gualeguaychú (Entre Ríos), hace yo 60 años estaría pasando sus peores hotas), por María Cecilia Murillo y Rufino Pablo Baggio, quie exporta a más de 72 países y cuentan con 1500 empleados no estaría pasando sus mejores días.

Es que según fuentes judiciales locales, la empresa fue denunciada por estafa, en donde se habla de un desfalco de casi USD 7 millones y de una empleada a la que habrían engañando con técnicas de phishing , la metodología hacker por la cual por medios electrónicos se induce a realizar depósitos, transferencias o cesión de datos con fines ilegales. Engañada, siempre según la denuncia, la empleada habría transferido ese dinero a varias cuentas en el exterior.

Don Rufino y doña María Celia tuvieron cuatro hijos. Rufino Pablo hijo, “Pino”, Alejandro, Aníbal y Celia María. Cuando el fundador de la compañía murió, su viuda cedió sus acciones a sus cuatro hijos, pero mantuvo el usufructo, algo que autoriza el estatuto de la empresa para los fundadores. Así, sin acciones, puede decidir cargos en el directorio, pero no medidas ejecutivas. Celia María le vendió su 25% a su hermano “Pino”, quien se quedó con la mitad del paquete accionario. Pero el presidente de la compañía es Alejandro. Aníbal, el otro accionista, estaría alejado del día a día del negocio. Así, la tensión habría quedado centrada en dos hermanos, uno que tiene las acciones y otro que tiene la dirección de la empresa.

En ese contexto, y más allá de la denuncia y la solicitada, desde un sector de la familia llegan sospechas sobre el caso y, especialmente, de la modalidad de estafa internacional por medio de hackers que habrían evaporado los USD 7 millones.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *