Pulsa "Enter" para saltar al contenido

El Euro digital, la gran apuesta del Banco Central Europeo

Desde hace algunos meses, cuando se confirmó que la UE quería lanzar su propia moneda digital para contrarrestar el proyecto de lanzamiento de una moneda virtual por parte de Facebook, Libra, se escucha hablar cada vez con más fuerza del euro digital, sin que esté muy claro cómo funcionará o de qué se trata en realidad para la mayoría.

Hay quien la ve como una especie de criptomoneda, pero en realidad no es así. Tal como lo ha planteado el Banco Central Europeo, que está apostando con fuerza por esta moneda digital, sería más un complemento virtual para el euro físico, es decir, para la moneda de curso legal en la Unión Europea actualmente. Nada que ver, por tanto, con bitcoins y otro tipo de monedas virtuales.

Asimismo, su emisión también estaría más regulada, puesto que la llevaría a cabo un banco central. Todavía se desconoce cuál sería, puesto que el Banco Central Europeo no cuenta con una unidad dedicada específicamente a la emisión de este tipo de moneda, pero ya se está estudiando de dónde partiría su emisión. Lo que sí está claro es que el euro digital, cuando llegue, estará bastante más regulado de lo que puede estar cualquier criptomoneda. Y los pagos que se realizarían con esta moneda virtual serían seguros, otra de las preocupaciones del BCE.

Por su parte, la principal diferencia entre el formato tangible y la versión virtual, será el euro digital no contará con un soporte físico. Es decir, no se emitirán billetes y monedas del euro digital, que quedarán reservados para el formato físico de la moneda. Por lo que el euro digital estará por tanto disponible exclusivamente para realizar pagos a través de medios digitales. Entre ellos habrá una correlación directa, y por cada euro digital que se emita se retirará uno físico. ¿Significa esto que el euro virtual sustituirá en algún momento al físico? No, al menos no a medio plazo.

Pese a estos avances en cuanto a la digitalización de la moneda europea, lo que se va a poner en marcha por el momento es una especie de consulta pública con ciudadanosacadémicosmiembros del sector financiero y con autoridades de distintos países para conocer sus necesidades. Estas pruebas acaban de comenzar hace menos de un mes, e implican además saber con detalle lo que opinan las personas consultadas sobre los beneficios y problemas que llegarían con el euro digital.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *