Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crisis en Frávega

Al bajar las persianas del local ubicado en Cabildo 1981, autoridades de la firma comunicaron a los trabajadores que no podía continuar porque el dueño del inmueble les pedía un precio que no podían pagar para renovar el contrato de alquiler.

Además, los directivos de la empresa expresaron que afrontan pérdidas por la caída en las ventas registrada en los últimos dos años, sin perspectivas de una mejora en el corto plazo, según dijeron los trabajadores a la agencia NA.

Por su parte el subsecretario de Asuntos Internacionales de la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (Faecys), Mario Amado, precisó que de los 24 trabajadores, la cadena decidió reubicar sólo a veinte. Los trabajadores dicen que tras el cierre de seis locales entre 2018 y lo que va de este año, ahora la firma podría cerrar otros dos.

No obstante, Frávega no es la única cadena minorista que tiene problemas financieros. En las últimas semanas se conoció que Musimundo, otra de las empresas que se especializan en la venta de electrodomésticos, busca renegociar una cuantiosa deuda. Carsa, una de las firmas propietarias de Musimundo, buscará renegociar su deuda con sus acreedores porque no pudo pagar los intereses de una de sus obligaciones Negociables (ON).

En este contexto, cerró más de treinta locales en todo el país y muy de a poco parecía que volvía a encaminar su situación financiera pero ahora la historia dio un vuelco. En su última reunión de directorio concretada el 30 de mayo pasado el directorio de la firma advierte que tiene “un faltante de caja $706 millones que la compañía no puede financiar con recursos propios ni con créditos bancarios” y por eso no podría cumplir con el pago de intereses pautado de sus ON, pero la situación también se extiende a vencimientos de deuda con bancos y proveedores.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *