Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Covid-19 y la crisis económica en América Latina

América Latina es la región con la mayor frecuencia de crisis económicas. Si bien factores externos juegan siempre algún papel, las fallas de política económica internas tienden a ser sus causas principales. Este no es el caso con la crisis que se avecina como consecuencia del impacto económico de la pandemia: en esta ocasión, los Gobiernos realmente no tienen la culpa. Las consecuencias del parón de actividad global y local, sin embargo, serán enormes. 

La región como un todo ya se encontraba en una situación precaria en cuanto a crecimiento económico y estabilidad política aún antes de que la crisis del Covid-19 llegara a sus fronteras. El pronóstico de crecimiento publicado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en enero para todo 2020 era de apenas un 1,5% y desde entonces ha recortado su pronóstico a la mitad. Las revisiones a la baja probablemente continuarán en la medida en la que la economía global siga contrayéndose por la pandemia. 

Aunque Covid-19 es un choque adverso principalmente externo, —como en Asia, Europa y EE UU— sus efectos negativos sobre las economías se verán multiplicados por las medidas de aislamiento social requeridas para reducir la intensidad del contagio del coronavirus además de los cambios de comportamiento autoimpuestos con el mismo objetivo. País tras país han introducido la suspensión de entrada de viajeros y cierre de escuelas, estadios deportivos, sitios de entretenimiento, etc. Estas medidas ocasionan una caída del consumo y la inversión internas y por lo tanto en la actividad económica y los ingresos de las personas.

Es por eso que de aquí en adelante será vital la ayuda que puedan dar los organismos internacionales tales como el Banco Mundial, o el FMI (Fondo Monetario Internacional), a los países de la región, quienes afrontarán una gran crisis, producida por un enemigo silencioso e invisible, que tantos flagelos ha provocado en el mundo entero.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *