Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Brasil continúa devaluando su moneda

Los expertos en comercio exterior coinciden en que la variable cambiaria es solo una de las que incide en la competitividad de los países. Las exportaciones que Argentina envía a Brasil, por ejemplo, dependen más del ciclo económico en el país vecino, el principal socio comercial de Argentina, por los volúmenes del intercambio.

El dólar en Brasil alcanzó un récord histórico este jueves, a 5,35 reales, para acumular un incremento de más del 15% desde que empezó 2020. Hay que recordar que la inflación en Brasil se mantiene en su rango más bajo desde la implementación del Plan Real en 1994. En enero el índice de precios al consumidor anotó un 0,19% mensual.

¿Pero por qué Brasil devalúa tan fuerte y tan rápido?

1) Primero, hubo una intención oficial en que esto ocurriera. El Banco Central de Brasil redujo el 5 de febrero la tasa básica de intereses (Selic) a un mínimo histórico del 4,25% anual, y que podría reducirse aún más ante la crisis provocada por el coronavirus. Una tasa tan baja repercute en un debilitamiento de la divisa que respalda, el real, en comparación de otras monedas.

2) Por otro lado, la preocupación internacional por la pandemia de coronavirus, que continúa con su expansión global, incluyendo Latinoamérica, es el principal factor de inestabilidad en el mercado cambiario del socio del Mercosur. Una economía global que desacelera por cuestiones sanitarias, que perjudican al turismo -una de las principales fuentes de ingresos de Brasil-, aerolíneas y comercio en general, inevitablemente va a reducir el crecimiento del país vecino.

3) La expansión de la enfermedad detonó un fuerte flujo de capitales desde los países emergentes hacia los países centrales, movimiento que es fácil de observar en la suba de los precios y la caída de la tasa de los bonos del Tesoro de los EEUU a 10 años, en un mínimo histórico de 1%, o del bund alemán, un 0,61% anual negativo, en este caso, el rendimiento más bajo en seis meses.

4) También disminuye el apetito por invertir en reales el resultado del producto bruto interno (PBI) de Brasil divulgado este miércoles por el gobierno de Jair Bolsonaro, con una tenue alza de 1,1% en 2019, dos décimas menos que en 2018 y apenas encima del crecimiento vegetativo de la población. Es decir, que es muy lenta y gradual la recuperación desde la severa caída de 7% acumulada entre 2015 y 2016, la recesión más profunda de la historia brasileña.

5) Si bien es indirecto, otros de los factores que presiona al real es la propia fortaleza de la economía de Estados Unidos, que empuja a una apreciación global del dólar, también respecto de las divisas emergentes como las brasileña.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *