Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Argentina cambió 5 veces su moneda en los últimos 140 años ¿Se viene la sexta?

Las crisis económicas recurrentes del país, parecen estar encaminando lo que podría ser el sexto cambio del signo monetario en los últimos 139 años, el cual siempre ha sido el mismo, aunque se le cambiara el nombre para justificar la quita de ceros a la moneda precedente.

Desde el primer cambio a la actualidad en total se han quitado 13 ceros: 2 en 1969, con la Ley 18.188 que trocó m$n 100 (pesos moneda nacional que regía desde 1881) por “$1 Ley” desde el 1 de enero de 1970. Luego se quitaron otros 4 ceros con el reemplazo a partir del 1 de junio de 1983, último año de gobierno de facto, por el Peso Argentino, al fijar una equivalencia de $a 1 por $10.000 Ley. Al año y medio de la reinstauración de la democracia, el gobierno de Raúl Alfonsín, bajo la conducción económica de Juan Sourrouille estableció la quita de otros 3 ceros a partir del 15 de junio de 1985 con el lanzamiento del Austral al canje de ₳1 por $a 1.000. Y se completa la saga a partir de enero de 1992 cuando entró en vigencia la reglamentación de la Ley de Convertibilidad del Austral 23.928 del 27 de marzo de 1991, por parte del primer gobierno de Carlos Menem y su ministro de Economía, Domingo Cavallo, y quitó otros 4 ceros, al establecer una paridad de $1 por ₳10.000, y el sellado transitorio de los billetes con la leyenda “Convertibles de curso legal”.

Es decir, que $1 actual, apenas permite adquirir menos 1 centavo de dólar, sustituyó a m$n 10.000.000.000.000 (10 billones) del primer signo monetario. Esa fue, en forma muy simplificada, la forma de graficar la pérdida de valor, no solo reflejada en su comparación con el dólar sino con la nominalidad que lleva hoy a cotizar.

No obstante, una señal que parece anticipar la llegada de un cambio de signo monetario cuando el Banco Central se ve forzado a ampliar el menú de billetes con mayor valor unitario para facilitar las transacciones, y saca de circulación las de menor nominalidad, como fue con el caso del billete de $2 en 2018 y más recientemente de $5, porque habían caído al equivalente a menos de 2 y 5 centavos de dólar respectivamente.

A esto se suma que el BCRA se prepara para lanzar un billete de $5.000, equivalente a unos USD 34, porque el actual máximo de $1.000 no alcanza siquiera para adquirir USD 8 para ahorro, cuando en el mundo es moneda corriente que las nominaciones más altas en manos del público sean equivalentes a 15 o 25 veces más.

Otra señal anticipatoria de un cambio de signo monetario en un tiempo cercano es la velocidad no solo de aumento nominal del gasto público –al rango de los 14 dígitos para 2021, se aproxima a $10 billones–, sino la multiplicación por 10 del déficit fiscal en agosto respecto del registrado un año antes.

Por si esto fuera poco, desde el 5 de noviembre de 1881 hasta el presente en la Argentina se cambió 5 veces el signo monetario, con una vida promedio de 29 años, como la actual que rige desde el 1 de enero de 1992. 

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *