Pulsa "Enter" para saltar al contenido

RIESGO E INCERTIDUMBRE -Diferencias.

El riesgo es un concepto generalmente mal comprendido y asociado a diferentes nociones, muchas veces contradictorias, incluso en economía. Es por esto que resulta conveniente definir a que llamamos riesgo y diferenciarlo de otro concepto de gran importancia como es la incertidumbre. El primer autor en diferenciar estos dos conceptos fue el economista estadounidense de la Universidad de Chicago Frank Knight, quien, hace unos 90 años, en su trabajo titulado Risk, Uncertainty, and Profit (Riesgo, incertidumbre y beneficio) definió a la incertidumbre como un riesgo no medible y no computable. Más recientemente, en 1985, Oliver Williamson da a la incertidumbre un rol preponderante como uno de los tres atributos de la transacción que las firmas deben considerar para establecer la mejor estructura de gobernancia posible (mercado, integración vertical o contratos), para intentar reducir costos de transacción.

Teniendo estas ideas en mente, podemos definir y separar los conceptos de riesgo e incertidumbre según dos aspectos clave: la posibilidad de medirlos, diversificarlos y mitigarlos por un lado, y la capacidad de los agentes de actuar sobre ellos por el otro.

El riesgo es no sistémico y diversificable y, por ende, puede ser reducido. Es no sistémico porque un agente económico puede tener injerencia sobre él y diversificable porque puede ser medido, diversificado y mitigado. Esto es lo que los productores agropecuarios hacen al operar en varias zonas distintas, al contratar seguros o al fijar precios a futuro: reconocen un riesgo a nivel empresa e intentan mitigarlo con este tipo de actividades para reducir su posible impacto. Es más, la reducción del riesgo no sistemático diversificable por parte de los agentes económicos que operan en el sistema es una fuente de ventajas competitivas; en palabras de Michael Porter, cuanto mejor alineadas estén las 5 fuerzas, menor será el riesgo que esa empresa tendrá por operar en el mercado. En definitiva, es imposible que el productor tome decisiones productivas sin asumir un cierto riesgo, lo cual no implica que no sea posible lograr reducir este riesgo por medio de distintas herramientas. La mejor combinación de estrategias dependerá de cada productor porque las posibilidades de enfrentar situaciones de riesgo y la preferencia por mayores o menores niveles de riesgo dependen de cada individuo.

En contraposición, la incertidumbre es sistémica y no es diversificable y, por ende, no puede ser medida ni mitigada. Surge por el solo hecho de llevar a cabo una actividad, está determinada por el sistema económico, es decir, que los agentes no pueden actuar sobre ella directamente y será mayor o menor dependiendo de varios aspectos. Uno de los más importantes es el ambiente institucional, al que Douglass North define como un conjunto de restricciones creadas por el hombre que estructuran las interacciones políticas, económicas y sociales, que pueden ser formales (constituciones, leyes o derechos de propiedad) o informales (sanciones, tabús, costumbres o tradiciones), o sea, las reglas de juego mediante que rigen en una sociedad. En ambientes institucionales frágiles, donde se dan permanentes cambios de las reglas de juego, un bajo enforcement (lograr el cumplimiento) de la ley, una mayor dificultad para prever situaciones conflictivas que redundará en una mayor incompletitud de los contratos y, por consiguiente, mayores incentivos para actuar oportunistamente, la incertidumbre será mayor y, consecuentemente, los costos de transacción también serán mayores.

 

Incertidumbre

Esta distinción de conceptos resulta de gran importancia debido a que las innovaciones más frecuentes (las tecnológicas y las organizacionales) se enfocan hacia el riesgo, mientras que la incertidumbre solo puede ser reducida mediante innovaciones en el ambiente institucional, sobre el cual los agentes individuales no tienen injerencia por sí mismos, sino que son las sociedades en su conjunto las que deben operar para modificarlo. Para poder operar en una economía más previsible y competitiva, será imprescindible primero trabajar en conjunto para reducir la incertidumbre de todo el sistema..

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *