Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Repasando la historia – “El Rodrigazo”

El 4 de junio de 1975, el ministro de Economía Celestino Rodrigo puso en marcha un ajuste por el cual se duplicaban los precios que provocó una crisis en el gobierno de Isabel Perón. Rodrigo quería eliminar la distorsión de los precios relativos con una fuerte devaluación del 160%para el cambio comercial y 100% para el cambio financiero. La tasa de inflación llegó hasta el777% anual y los precios nominales subieron en 183% al finalizar 1975. Se produjo desabastecimiento de gran cantidad de productos de necesidad primaria (alimentos), combustibles y otros insumos para transportes.
La economía argentina hasta 1975, a pesar de sus vaivenes políticos, llevaba 11 años de crecimiento constante, pero no pudo abstraerse de la crisis económica mundial de 1973. Ese año volvía el peronismo al poder con la elección como presidente de Héctor Cámpora, que tenía en su gobierno un sector simpatizante del peronismo de izquierda. El ministro de Economía era José Gelbard, un inmigrante polaco, empresario, con fuertes vínculos con el Partido Comunista, fundador de la CGE (Organización empresarial que representaba a las pymes) y hombre de confianza de Perón, que llegaría a la presidencia a través de las urnas unos meses más tarde.

La situación del país era bastante agitada, Gelbard intentó mantener un pacto social entre la CGE, la CGT y la UIA para contener la inflación y por otro lado, intentar una redistribución de la riqueza. El primer año de su gestión logró, en cierta medida, el objetivo, también ayudado inicialmente por los altos precios de los productos agropecuarios. La participación del salario en relación al PBI aumentó un 20% en el período 1973-1974.

Pero tras la muerte de Perón, la influencia en el gobierno de José López Rega, un opositor a Gelbard, aumentó considerablemente mientras que la situación económica y política del país empezaba a deteriorarse rápidamente. El consenso buscado en el Pacto Social terminó por romperse, dejando a Gelbard muy debilitado. A fines de 1974, el ministro de Economía renunció y fue reemplazado por Alfredo Gómez Morales, ex presidente del Banco Central, apoyado por los gremios pero resistido por el círculo íntimo de la Presidente, que intentó un ajuste, devaluando el peso y aliviando parcialmente el control de precios. Paralelamente, un economista ultra liberal, conservador y fuertemente antiperonista, pero con muchos contactos con el poder empresario, llamado Ricardo Zinn, empieza a armar un plan para modificar la estructura del salario y las relaciones de poder económico.

La gestión de Morales fracasa a los pocos meses y asume Celestino Rodrigo como ministro de Economía. Su elección fue más política que por sus antecedentes. Rodrigo era ingeniero, pero con muy buena relación con López Rega. Asume el 2 de junio de 1975. El día 3 anuncia un aumento en las tarifas de pasajes aéreos y varios turistas quedaron varados porque se los obligaba a reconocer los aumentos de los pasajes de regreso. Rodrigo decía: “El que viaja no produce, pero sí gasta”. Y finalmente el 4 de junio anuncia el ajuste principal que consistía en la devaluación de más de un 150% del peso en relación al dólar comercial; la suba promedio de un100% de todos los servicios públicos y transporte; un incremento de hasta un 180% de los combustibles y, como contraparte, sólo aumenta un 80% los salarios.

Este conjunto de medidas cambiaron por completo la estructura del salario en la Argentina, para no volver nunca más a ser lo que fue. Fue el mayor ajuste realizado en el país hasta esa fecha. Rodrigo, después del golpe de Estado en 1976, fue procesado por un caso de corrupción y pasó casi 4 años en prisión. Vuelta la democracia, defendió su ajuste siempre que pudo y lamentó que su apellido haya quedado ligado de manera negativa a la historia argentina.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *