Pulsa "Enter" para saltar al contenido

El ABC para pasar de ser empleado a emprendedor

Insatisfacción, falta de motivación, ganas de crecer, cansancio por hacer siempre lo mismo, necesidad de administrar el propio tiempo. Alguno de esos motivos suelen ser disparadores y estimular a las personas a abandonar la relación de dependencia y enfocarse en un proyecto propio.

Tal es así que el emprendedurismo llegó para quedarse. Lo que comenzó como una iniciativa de unos pocos valientes que se animaban a “patear el tablero”, abandonar el trabajo, hoy es un movimiento que se afianza y contagia.

Es por eso que acá te dejamos el A, B, C para poder comenzar su nuevo emprendimiento:

1- La palabra clave es planificar, es decir, prever todas las dificultades y problemas que puedan aparecer mientras se busca la manera de generar un emprendimiento propio. Además una persona que tenga buena experiencia en planificación puede anticiparse y evitar la mayoría de los incidentes que puedan generar pérdida de dinero.

2- Desarrollar un plan de negocios y analizar varios puntos centrales: cantidad de empleados a contratar (de ser necesario), tipo de equipamiento que se va a necesitar, ubicación estratégica y demás factores. En base a eso, podrá definirse qué tipo de servicios se estará en condiciones de ofrecer; tramitar las habilitaciones correspondientes y posicionarse teniendo en cuenta al sector y la competencia para definir quiénes serán los competidores.

3- Hacerse de un presupuesto de base cero, previendo todos los gastos que se podrían llegar a realizar, teniendo en cuenta también cualquier tipo de incontingencia que podría suceder.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *